MIJD


Tras las luchas por las reivindicaciones de los jubilados y pensionados donde participaban Norma Plá y Raúl Castells, con el paso del tiempo Raúl sintió la necesidad de involucrar en esa lucha por la justicia social a los desocupados. Así, en 1993 crea junto a otros compañeros el Movimiento Independiente de Jubilados y Desocupados. En la crisis que ocacionó la renuncia de Fernado De la Rúa en 2001 el MIJD tomó protagonismo organizando miles de compañeros en asambleas populares en la búsqueda de una solución a sus necesidades. A partir de entonces esa fue la consigna del movimiento: socialmente, escuchando las necesidades de trabajadores, desocupados y jubilados; políticamente, promoviendo asambleas y la participación directa de sus integrantes, sin distinguir en nivel de estudio, raza, religión, o sexo. Impulsando ideas socialistas de justa distribución de la riqueza, igualdad, dignidad laboral, tierras y recursos naturales en manos del pueblo, ideales opuestos al modelo capitalista, el MIJD se expandió a otras provincias conviertiéndose en una organización nacional que cuenta con distintas sedes de participación política y que brinda a sus socios iniciativa por reclamos sociales y laborales, servicios para jubilados, comedores, copas de leche, cursos de terminalidad educativa para adultos y de informática para jóvenes. Todos logros hechos por sus propios compañeros através de la lucha social.

El Movimiento Independiente Justicia y Dignidad nace a la vida como Partido Político fruto del entendimiento de mujeres y hombres de nuestro Pueblo que han resistido a la política corrupta y de entrega del país a lo largo de estos años. Su razón de ser es la intención de convertirse en una herramienta de los más humildes para lograr la definitiva independencia de la Nación y la construcción de una sociedad auténticamente justa, donde los hombres se puedan realizar plenamente, tanto en lo material como en lo espiritual.
El Movimiento aspira además a contribuir con su práctica solidaria y consecuente con la vigencia de la paz en el mundo, la unidad latinoamericana, la independencia de todos los pueblos sometidos por el Imperialismo; la unidad, organización y protagonismo de los trabajadores, los jubilados, los desocupados y demás sectores intermedios quienes son el único camino para alcanzar tan esenciales objetivos. El MIJD asume el compromiso de orientar a sus afiliados y militantes a desarrollar junto a los trabajadores, los vecinos directos, los jubilados, los jóvenes, los profesionales y el conjunto de los sectores populares una permanente labor de esclarecimiento y de impulso a la participación y la lucha en pos de sus derechos e intereses, tanto inmediatos como históricos. Los golpes de Estado, la represión, el encarcelamiento de los luchadores populares y el engaño han sido en el país la principal herramienta del gran capital extranjero y nacional para abortar los intentos populares de concretar la Independencia Nacional, la Soberanía Política y la Justicia Social. Así, el MIJD como partido político expresa un fundamento del socialismo: que todo el Pueblo debata, que el Pueblo pueda ser Gobierno.