¡Que mambo!

Así se dice en Argentina cuando alguien está mareado y confundido

Y de verdad, los economistas en general a nivel mundial, desde hace años vienen con un mambo en la cabeza del que no pueden salir. Según Peter Temin, Profesor Emérito de economía del Instituto Tecnológico de Massachusetts), “hay una desconexión entre las necesidades de las economías y las teorías de los macroeconomistas actuales”.
Cuando estalló la crisis económica de sobreproducción a nivel mundial del capitalismo en el 2007-2008 diagnosticaron que era una crisis financiera y por lo tanto aconsejaron a los gobiernos a que financien a empresas y bancos. O sea que apliquen la teoría de Keynes, quien a partir de los años 20 y 30 recomendaba que cuando se presentaran las crisis periódicas, los estados tenían que ayudar con financiamientos de todo tipo. En los años 30 la teoría keynesiana dio resultado. La crisis comenzó a solucionarse y a esa política se le llamó el estado de bienestar. Aunque ese bienestar no era para todos.
Pero pasaron más de 80 años, el cuerpo social cambió, y por lo tanto ya no se puede seguir con la misma receta. Desde los años treinta en adelante esa teoría tuvo éxito porque la crisis que estalló en 1929 fue de corta duración. O sea, que cuando los estados se estaban fundiendo, a causa de los gastos en subsidios, se comenzó a salir de la crisis y aquí no ha pasado nada. La economía se puso en marcha nuevamente. Lo que produjo la salida fue entonces, la corta duración de la crisis. ¿Por qué? Porque la tecnología todavía estaba en pañales y la producción necesitaba de mucha mano de obra. Se generaba muchos empleos, mucho salario y por lo tanto mucho consumo. Las empresa capitalistas volvieron a produje a pleno.
Hoy, en plena revolución tecnológica, se está viendo que la crisis es mucho más prolongada, de manera que ya no se puede aplicar la teoría keynesiana, porque los bancos centrales se funden antes que la economía se reanime. La tecnología desplaza a los trabajadores, cae la masa de salarios y por lo tanto el consumo. Este desastre ya lleva 7 años y aún no se ve la salida del túnel.
En esta situación el imperialismo mundial decidió volver a la vieja y fracasada receta del liberalismo y se inclinó por los planes de ajustes. Congelación o rebaja de los salarios, despidos, masivos, quite se subsidios, aumento de la edad para las jubilaciones, paralización de las obras públicas, etc. Esto significa una gran caída del consumo y por consecuencia un agravamiento de la crisis. Por lo tanto, mientras los economistas y los gobiernos se siguen peleando unos por la aplicación del keinesianismo y otros por los planes de ajustes, la crisis se sigue profundizando.
El MIJD propone cortar con la sangría que vienen sufriendo la mayoría de los países del mundo, es decir los “emergentes” haciendo como Bolivia, expropiando las empresas multinacionales que se llevan las riquezas de los países dominados por el imperialismo, para que esas riquezas queden en los países dueños, y sean disfrutados por sus habitantes. El MIJD propone además que las empresas expropiadas pasen a ser propiedad de todo el pueblo. Que éste sea el verdadero gobierno y ejerza su mandato y el control popular por medio de la democracia directa, es decir, por medio de asambleas populares.

About Ideas Comunitarias

Ideas Comunitarias
Recommended Posts × +