Crisis mundial sin salida

Desde 1997 el capitalismo mundial había entrado en una crisis económica debida a que la revolución tecnológica desplaza la mano de obra y produce despidos masivos que a su vez hacen caer el consumo. La caída del consumo paraliza la producción, porque se produce más de lo que la población puede consumir (comprar). Esto se conoce como saturación de los mercados.
Pero como una bendición para el imperialismo, La China comunista que no tenía o tenía muy poco comercio con el capitalismo, decidió entrar a la Organización Mundial del Comercio (OMC) en el 2002 y abrió su frontera de par en par, brindando un mercado de 1.300 millones de nuevos consumidores. El capitalismo mundial que se estaba ahogando, recibió una gran bocanada de oxígeno y comenzó a vender a los chinos toda la producción sobrante y lo que se fabricaba en todo el mundo.
Pero el imperialismo mundial no se conformó con venderles a los chinos. Además, incorporaron sus empresas multinacionales directamente en el país asiático aprovechando la mano de obra barata y las altas tecnologías. El producto que obtenían entonces era tan barato que nadie podía competir con la producción “Made in China”, que en realidad era hecha por las corporaciones extranjeras.
La producción se realizaba a gran velocidad y en gran cantidad, que pronto volvieron a saturar al mercado mundial incluido el chino. En el 2008 volvió la crisis para quedarse definitivamente, porque ya no existen más esos países comunistas que les abrían sus fronteras al capitalismo, como fueron la Unión Soviética y China. En esa situación, las multinacionales instaladas en China (la mayoría norteamericanas) fueron trasladadas nuevamente a sus países de origen.
A los países sumergentes, perdón, “emergentes” los dejaron con su pobreza y la contaminación ambiental. Y desde Estados Unidos ahora producen menos pero alcanza para abastecer al mercado mundial. Así mientras en todo el mundo los “emergentes” ven caer su PBI y se sumergen en la pobreza, el imperialismo norteamericano, es el único en el mundo donde crece el producto bruto interno. Sin embargo los beneficios de ese “crecimiento” no llegan al pueblo norteamericano y por eso es que crece la pobreza, el descontento y las manifestaciones que explotan por cualquier problema, como es el caso del racismo contra los afroamericanos. El florecimiento del PBI norteamericano es la miseria para todo el mundo, incluidos el pueblo norteamericano. Expresa que la crisis se sigue profundizando Y no tiene salida.

About Ideas Comunitarias

Ideas Comunitarias
Recommended Posts × +