¿Quienes son los que no quieren el default?

Ellos son todos los que se benefician con el sistema imperialista, que le chupa la sangre a más de 200 países del mundo. Ellos se oponen a que la Argentina deje de pagar LA DEUDA EXTERNA. Podríamos empezar por los dueños de las empresas multinacionales de la industria, del campo, del comercio, los servicios y los bancos, quienes están representados por el Partido Justicialista, los radicales, los socialistas-imperialistas, como son los que gobiernan Santa Fe, el kirchnerismo, el massismo, más del 95% de los diputados y senadores, los gobernadores. Si nos olvidamos de algunos, que por favor nos hagan recordar.

El argumento que utilizan es muy débil: “no nos conviene a nadie”. Pero nadie se ocupa de explicar por qué. No les conviene a ninguno de los miembros de la clase rica nacional y extranjera, ni a sus miserables alcahuetes varios, miembros de sus partidos políticos, que son los que controlan los medios de comunicación, desde donde tratan de convencer al pueblo de que el no pago o la suspensión del pago de la deuda externa “no nos conviene a nadie”. Y tienen razón: más de 200 países en el mundo están siendo ahorcados por la deuda externa, por lo que un solo país que entre en defoult o mejor dicho que deje de pagar, puede producir un efecto dominó en el que más de 200 países dominados hagan lo mismo y se liberen del yugo imperialista. Caería el sistema capitalista mundial y ello sería la ruina para todos los chupasangres, pero la gloria para todos los países empobrecidos por la dominación imperialista.

Los defensores del sistema imperialista tienen razón: el default no les conviene a ninguno de ellos, pero sí al pueblo argentino y a todos los pueblos dominados del mundo. Miles de millones de dólares anuales quedarían en cada país, con lo que pueden encarar las soluciones de los problemas más urgentes, como son el trabajo, la pobreza, la falta de vivienda, las jubilaciones, los salarios, y la cuestión de la seguridad. Los políticos y las empresas periodísticas, suelen decir que si se deja de pagar la deuda, nadie más no va a prestar plata. Discúlpenos señores chupamedias: le hemos pagado al FMI 10 mil millones, la misma cantidad a Repsol y otros tanto a las corporaciones que integran el Club de París, pero los préstamos no llegan. ¡Basta de mentiras señores arrastrados! Y mejor que no nos presten, porque esos préstamos son como el abrazo del oso. Cuando más se paga más se debe.

El MIJD propone la suspensión inmediata del pago de los intereses y la amortización de los capitales. ¡Primero hay que realizar una investigación seria, para determinar quiénes contrajeron la deuda, donde está la plata, con cuales prestamistas se confabularon para endeudar al País, y recién allí veremos si se les debe algo o ellos nos deben a los pueblos del mundo. Proponemos una lucha unificada de todos los sectores del pueblo argentino contra el pago de la deuda externa. ¡Viva el default!

About Ideas Comunitarias

Ideas Comunitarias
Recommended Posts × +