La crisis ahora se llevo puesto a Brasil

Hasta hace poco los economistas, gobiernos y comentaristas de todo el mundo nos venían anunciando que ya estábamos saliendo de la crisis económica mundial del capitalismo; que las locomotoras que iban a arrastrar a la economía mundial hacia el crecimiento y el desarrollo eran los BRIC. Esa sigla significa Brasil, Rusia, India y China. El imperialismo ponía la esperanza en ellos teniendo en cuenta los salarios miserables que pagaban. Salarios de esclavos y altas tecnologías daban como resultado una producción tan barata que nadie en el mundo podía competir con esos precios.
Pero esos mercados se saturaron de producción de todo tipo, y una masa creciente de trabajadores fueron desplazados por las altas tecnologías, lo que produjo decena de miles de millones de trabajadores desocupados. Esto hizo caer el consumo en esas naciones y luego en el mundo entero. Caída del consumo significa que se provoca la paralización de la producción, ya que nadie trabaja para perder.
Los que nos decían que había que poner toda la esperanza en los BRIC eran una manga de ignorantes, o solo nos querían engañar para ganar tiempo o impedir que los pueblos estallaran. Muy bien no les fue. Todos los países del mundo están convulsionados: levantamientos populares voltearon a los gobiernos de Túnez, Libia, Egipto; están cayendo los de Siria y Turquía. Hay “Indignados” en España, Francia, Italia, Grecia, Inglaterra, Alemania, Irlanda, Estados Unidos, Argentina, Venezuela, Bolivia, Ecuador, y ahora se acaba de despertar el gigante dormido, el Pueblo brasileño, que hizo retroceder al Gobierno en las medidas anti-populares que se proponía imponer.


El MIJD viene sosteniendo que la crisis económica mundial del capitalismo es de sobreproducción y no tiene solución. Todos los mercados del mundo están saturados de todo tipo de mercadería. No existe lugar en el planeta donde se pueda colocar semejante volumen de producción que logra la revolución tecnológica mundial. Todo nuestro apoyo a los pueblos que luchan para que la crisis no los lleve a la pobreza extrema, a la indigencia, a la desnutrición y a la muerte, como ya viene sucediendo en amplios sectores de la población mundial. Proponemos luchar por gobiernos que expropien las empresas extranjeras y se queden con las ganancias que obtienen todos los años, para abrir fuentes de trabajo, reducir la jornada laboral aumentando los salarios, construir las viviendas que necesitan los más humildes, entre otras medidas.

About Prensa MIJD

Prensa MIJD
Recommended Posts × +