Europa en crisis terminal


Alemania propicia los planes de ajuste, pero en Francia triunfó un gobierno que propone terminar con esa política en todo el continente


A medida que crecía la crisis económica mundial del capitalismo, Alemania fue incorporando más y más tecnología en la producción, no solo en las empresas ubicadas en el País, sino en sus multinacionales, como la Mercedes Benz, Wolsvagen, fábricas de herramientas, electrodomésticos y otras instaladas en China y en todo el mundo. En la competencia con el resto de los países europeos, los productos alemanes baratos, hechos con altas tecnología y alta calidad, poco a poco fueron desplazando al resto.
El capital se fue concentrando en el País de los Germanos, y el resto de las naciones fueron cayendo en una crisis cada vez más profunda, y endeudándose, yendo derecho al “default” es decir, a no poder pagar sus deudas con los prestamistas extranjeros, la mayoría alemanes. Uno solo que dejara de pagar sus deudas, se convertiría en una explosión en cadena, ya que todos los países del viejo continente, excepto Alemania, estaban más o menos en la misma situación.
Y como los alemanes son los que dirigen el Mercado Común Europeo  empezaron a juntar plata para socorrer a los más empobrecidos, y garantizar el pago de la deuda, como Grecia, España, Irlanda, y otros.
Pero junto con el socorro iba la exigencia de que los estados dejen de gastar plata en ayudas sociales, y que priorizaran el pago de sus deudas. O sea, que apliquen los planes de ajustes.
Toda Europa comenzó entonces cortar los gastos en empleados públicos, en ayuda a los desocupados, en obras públicas y llevar la edad jubilatoria a los 65 o 70 años. En aumentar los impuestos, a quitar los subsidios al transporte y los servicios, etc. El remedio fue peor que la enfermedad. Cayó el consumo y se paralizó aún más la producción, con lo que creció la desocupación y la pobreza.
El descontento popular viene creciendo como se vio el 1° de mayo cuando salieron millones de trabajadores en todos los países a repudiar los planes de ajustes. En poco tiempo quedó claro para toda la población europea que los planes de ajustes  son un verdadero desastre humanitario. Se avivó el candidato a presidente de Francia, Francois Hollande e hizo del rechazo al ajuste, el centro de su campaña y ganó las elecciones.
La crisis puede llevar a un enfrentamiento político de proporciones entre Alemania y Francia involucrando a todo el continente, ya que Hollande afirmó que “no firmará el plan de ajuste o “pacto fiscal” con Alemania si no incluye medidas a favor del crecimiento del empleo.

El MIJD sostiene que el capitalismo imperialista no tiene salida. Si aplica los planes de ajuste profundiza la crisis y el descontento popular. Pero si quiere hacer lo opuesto, no puede, ya que se han quedado sin caja para subsidiar a los trabajadores desocupados y en general a los pobres; y tampoco pueden crear empleo, ya que viene cayendo el consumo, o sea, las ventas. Además los estados están llenos de deudas. La tendencia es a la profundización de la crisis económica mundial.

About Ideas Comunitarias

Ideas Comunitarias
Recommended Posts × +