Crisis económica Mundial: el MIJD lo anticipó


Cuando estalló la crisis mundial del capital imperialista en el 2008, sostuvimos que se saturó el mercado chino y que eso causó la sobreproducción.
Saturación quiere decir que la gente ya no puede seguir comprando como antes, y por lo tanto cae el consumo. Entonces los industriales y comerciantes ya no pueden vender como lo venían haciendo. La crisis aparece cuando se paralizan la producción y el consumo mundial.
Los economistas aseguraban que los trastornos se debían a la caída de las ventas inmobiliarias en Estados Unidos y que por lo tanto era un problema financiero.


Hasta fines de los años 90, la China comunista tenía un relativo poco comercio con el mundo capitalista, pero en el 2001 el país se incorporó a la Organización Mundial del Comercio (OMC), organismo controlado por el imperialismo, y abrió sus fronteras comerciales de par en par. Hasta ese momento todos los países capitalistas estaban en crisis (crisis asiática) porque el mundo entero estaba saturado de todo tipo de productos y los trabajadores desplazados por las altas tecnologías formaban una gran masa de desocupados que hacían caer el consumo.
Pero a partir de la apertura del mercado chino, la producción acumulada en los depósitos de las fábricas y los comercios comenzaron a tener salida. Todos les vendían a China que tenía un mercado de consumidores de 1300 millones de habitantes. Además, todas las empresas multinacionales se instalaron en el país de la Gran Muralla para utilizar la mano de obra barata y venderles a los chinos, y desde allí al resto del mundo. La economía capitalista  comenzó a salir de la crisis; era como encontrar una veta de oro.

En Argentina el Gobierno kirchnerista se encontró con esa situación inmejorable. Pero era previsible que el mercado chino se fuera a saturar a causa de las altas tecnologías y a los salarios miserables; y esto sucedió en el 2008 tal cual lo previó el MIJD con varios años de anticipación, en el 2001 en el libro “LAS CAUSAS DE LA CRISIS ECONÓMICA MUNDIAL”. Sin embargo los economistas y gobiernos a nivel global no quisieron reconocer la saturación del mercado chino y echaban la culpa a los problemas financieros que aparecieron como consecuencia de los problemas económicos reales. La saturación del mercado chino produjo la crisis mundial, debido a que todo el planeta dependía de las ventas a China y de las ventas desde China a todo el mundo, y esa caída se reflejó en el comercio mundial. A partir de entonces la economía capitalista comenzó a caerse y no se ve ninguna posibilidad de que se vaya a levantar.
Pero ahora después de 5 años los mismos que negaban la crisis china, comienzan a reconocerla, diciéndonos que “las ventas minoristas (o sea, el consumo) se han estancado”, que “lo mismo sucede con el comercio internacional chino, que solo creció un 0,3% el mes pasado (abril), mientras que el crecimiento mensual promedio en el 2011 fue de un 25%”.
El gobierno chino reconoce esta tendencia y ha disminuido dos veces sus previsiones de crecimiento para el 2012, que bajó de 7,5% a 7%, después que llegó a crecer un 11% y hasta un 13% anual. Los economistas sostienen ahora que “se ha agotado su potencial y que la desaceleración actual no tiene un carácter cíclico, sino estructural”.
“Entre los años 2000 y 2010 la importaciones chinas de materias primas (para la industria) como el mineral hierro, aumentaron 42.5 veces; las de carbón 248 veces, y las de cobre 16,2 veces”. Pero ahora las compras de materias primas cayeron 12% en abril, con respecto al primer trimestre del 2012.

La revolución tecnológica desplaza a los trabajadores de a miles de millones en todo el mundo, y esta revolución no tiene antecedente ni retroceso. La crisis de los años 30 no tenía esta característica esencial, y por lo tanto se pudo salir de ella. Pero esta es la crisis más importante de la historia del capitalismo.
Ovidio Pepe

About Ideas Comunitarias

Ideas Comunitarias
Recommended Posts × +