25 de mayo de 1810


No se puede entender la revolución de mayo ignorando las invasiones inglesas

En 1805 cuando llegó a Buenos Aires la noticia de la posible invasión inglesa, el Virrey De Sobremonte ordenó que en caso de emergencia se convocasen a las Milicias de Campaña, que se encontraban en los fortines vigilando a los aborígenes (Fortines de Lobos, Navarro, Mercedes, Areco, Melincué, etc). Comenzaron a formarse milicias populares: “Ha llegado gente de las orillas a caballo, a pie, armados de viejos trabucos o de chuzas improvisadas” 
Una vez que los ingleses tomaron la ciudad, en 1806, comenzó la organización de guerrillas o el llamado “ejército invisible” en Olivos y en Las Rancherías. Por su parte Pueyrredón organiza otras guerrillas con los peones y vecinos de su quinta de San Isidro.
Mientras tanto Liniers junta los milicianos que estaban en Montevideo, viene y se une al “ejército invisible”. Para entonces las fuerzas de Buenos Aires ya contaban con más de 3.000 hombres armados. Con ello dan batalla dentro de la Ciudad y logran derrotar a los ingleses, porque además los orilleros, hombres y mujeres se les sumaron.
Un año después, en 1807, se produce una nueva invasión y entonces con una organización más fortificada de las milicias populares se vuelve a derrotar a los ingleses. Se calcula que para entonces ya existían unos 10.000 hombres armados.

Estos eran los nombres de las diferentes milicias populares que dieron la pelea:
Españoles 
Vizcaínos y castellanos
Montañeses y cántabros de la Amistad
Gallegos
Andaluces
Catalanes y miñones

Legión Patricia: 3 batallones (Porteños)
Arribeños
Castas (pardos, morenos e indios)
Granaderos
Cazadores correntinos
Maestranza

Caballería                               
1° de húsares
2° de húsares
3° de húsares
Migueletes
Labradores (Orilleros)
Carabineros de Carlos IV

Artillería
Milicianos artilleros
Regimiento Unión
Blandengues


Es en este marco histórico que se produce la revolución de Mayo de 1810

El 21 de Mayo cuando se conoce la caída del Rey de España en manos de Napoleón, en esta colonia que era Buenos Aires, comienza la discusión sobre quién mandaba. No existía gobierno y por lo tanto había que formar uno. El 22 de Mayo se reúne el “Congreso Vecinal” que lo componía la gente rica ligada a la dominación española y resuelve formar una Junta de Gobierno. Pero resulta que pusieron al Virrey como presidente. El 23 se informó al pueblo y el 24 cuando la gente se terminó de enterar, estalló la bronca.
Entonces se convoca a un Cabildo Abierto para el 25 de Mayo. O sea, una reunión donde sólo podía participar el que era “vecino principal”, o sea, gente de la clase rica, las mismas personas que habían elegido al Virrey como presidente. 
“Pero la noche del 24 al 25 es de alboroto. Una especie de conmoción y griterío se escuchaba en el cuartel de Patricios”…”En el cuartel de Patricios gritaban descaradamente algunos oficiales y paisanos, y a esto era a lo que se llamaba pueblo” decía el Virrey. Eran los orilleros que formaban el grueso de las milicias patriotas, expresándose de manera airada. “Las milicias urbanas se alzaban contra el arreglo que habían hecho el Virrey y la parte principal y sana de la ciudad, que esa noche acababa de perder su posición de clase dirigente” “La Ciudad amaneció amotinada y el alzamiento desconcertó a todos…” “No era un planteo militar, de soldados que siguen dóciles a sus comandantes. Los milicianos de Mayo tenían conciencia de ser el pueblo en arma, y fueron ellos y no los comandantes quienes gritaron su disconformidad”

El 25 de mayo una multitud toma la Plaza y ante la demora de la reunión, la gente pierde la paciencia e ingresa por las escaleras (del Cabildo) y golpea la puerta de la sala de deliberaciones. Abren la puerta y entra una parte a los gritos. “¡El pueblo se encuentra disgustado y en conmoción porque no acepta al Virrey en la junta. Y menos con el mando de las armas” El Cabildo se ha excedido de sus facultades” dicen los personeros.
Finalmente se retiran hacia donde está la multitud, profiriendo amenazas: Si los señores no procedían conforme a la voluntad del pueblo, “podían ocurrir desgracias demasiadas sensibles y de nota”
Ante esta situación, las autoridades españolas piden protección a los comandantes de las milicias y estos contestan que “No solo no podían sostener al Gobierno, ni siquiera podían sostenerse ellos mismos y menos evitar los insultos al Cabildo”
Una y otra vez la multitud entra a la sala de deliberaciones hasta que finalmente se decide destituir al Virrey, que no tiene apoyo político ni el control militar de la Ciudad. La guerra se ganó sin tirar un tiro. Fue una revolución armada triunfante.
¡Viva La Patria!
Ovidio Pepe

Aclaración: La diferencia entre milicia y ejército, es que la primera es una organización militar informal. Trabajadores que en su tiempo libre se entrenan. Mientras que ejército es una organización militar formal, es decir integrado por profesionales que se dedican en forma exclusiva a la preparación para la guerra.

Datos extraídos de “Historia Argentina” de José María Rosa. Tomo II. 

About Ideas Comunitarias

Ideas Comunitarias
Recommended Posts × +