La industria y el campo paralizados


Ni libre cambio ni sustitución de importaciones. Gobierno de los trabajadores y el pueblo

El Gobierno decidió oponerse a la aplicación de políticas de libre intercambio comercial con el extranjero y esto es correcto, ya que en la libre competencia siempre ganan las grandes potencias imperialistas. Pero entonces Cristina decidió imponer la política de sustitución de importaciones por la fuerza, o sea, al estilo habitual kirchnerista. El Gobierno sabe que las grandes naciones, o sea, los países imperialistas, se convirtieron en potencia, aplicando la política de sustitución de importaciones en siglos anteriores. ¿Que es eso? Significa que en vez de comprar los productos extranjeros, se producen en el país.
 
Este es un proceso gradual, porque hay que ir desarrollando la industria nacional para fabricar aquí todo lo necesario para el consumo interno y además, vender al extranjero productos industrializados, o sea, fabricados aquí. Ya que si no se exporta cualquier economía se estanca, se encierra entre sus propias fronteras y entra en crisis. Pero para vender al extranjero se necesita compradores y eso es lo que escasea en estos tiempos de malaria.

Es un proceso gradual, porque el desarrollo de la industria nacional lleva decenas de años. Ya que hay que ir acumulando capitales, construyendo las empresas con las más altas tecnologías, el comercio, los bancos, las rutas, los puertos, y conseguir mercados. Es decir que no se puede hacer de un día para el otro.


Lo que está haciendo Cristina Kirchner junto con Guillermo Moreno, Boudou y toda la patota es un desastre, que demuestra su ignorancia en economía. No tenemos acumulación de capitales, porque los que se van juntando se utilizan para pagar la fraudulenta deuda externa; no tenemos las altas tecnologías necesarias para competir con el extranjero, es decir, las tecnologías de últimas generación que utilizan las empresas extranjeras, los puertos ni las rutas adecuadas y menos los mercados, que ya están todos “copados” por el imperialismo.
 
En una situación como ésta, lo único que se logra con la prohibición de importaciones, es la paralización de la industria, el campo y el despido de los trabajadores. Dicho de otra manera, se provoca una desocupación masiva, la caída mayor del consumo, la profundización de la pobreza y el hambre.

El MIJD se propone expropiar todas las empresas imperialistas y monopólicas, para conseguir la acumulación de capitales, va a aplicar una política de sustitución de importaciones, pero de manera gradual, a medida que avanza nuestra industria, nuestra tecnología y podamos competir con las tecnologías internacionales. Por eso en la primera etapa de un gobierno de los trabajadores y el pueblo, la prioridad será el desarrollo de la ciencia y la tecnología aplicada a la industria, el comercio, los servicios y la producción agropecuaria.

About Ruben Cardozo

Ruben Cardozo
Recommended Posts × +