¿Para qué sirve una diputación nacional?

El MIJD ha entrado al Congreso Nacional, ya tiene su resorte de poder, pero ¿para qué sirve en realidad una banca de esas?


Un compañero del interior de Buenos Aires llama para preguntar cuáles van a ser “los beneficios” que van a tener los integrantes del Movimiento en la zona por el hecho de haber obtenido una banca; una compañera de años dice en reunión que “por fin tendrá trabajo” y que se lo conseguirá nuestra diputada entrante; en otra provincia ya se relamen por las supuestas cosas que vamos a tener por esa diputación; y hasta de afuera se arriman “amistosamente” para ver qué provecho personal pueden sacar. A todos les decimos: el Congreso no es más que un organismo al servicio del Estado capitalista, un instrumento al servicio de la opresión de las clases ricas hacia las clases trabajadoras. Creer que el Congreso es un organismo neutral entre clases sociales es una fantasía, una ilusión de los que dicen que “hay que entrar allí para cambiarlo desde adentro”, cuando en realidad los que cambian son los diputados integrándose al sistema capitalista por los sueldos millonarios que reciben.
No se legisla a favor del Pueblo trabajador, sino en beneficio de los 50 grandes grupos económicos existentes. Mientras que por el pan, la leche, la carne la gente paga el 21% de IVA, y quienes lo producen pagan el 33% por el impuesto a las ganancias, la minería, los juegos de azar y las transacciones bursátiles y financieras están exentas de impuestos. La Presidenta de la Nación no tiene que pagar nada de nada por los 7 millones de dólares que tiene depositado en los bancos, pero un obrero sí debe pagar impuesto al comprar un kilo de pan.
Entonces, ¿para qué sirve una banca en el Congreso? Para llevar los reclamos y las luchas obreras y populares al recinto, para denunciar el saqueo a la Nación, para propagandizar las leyes que sirvan a nuestro Pueblo aunque perdamos todas las votaciones frente a la mayoría parlamentaria del kirchnerismo, junto a la de la UCR y el PRO. Vamos a rechazar desde allí el ajuste y el aumento de tarifas, a reclamar el aumento de salarios y jubilaciones con su 82% móvil, a defender las reivindicaciones de los pueblos originarios, las minorías sexuales, la no discriminación a la mujer y el cese de la penalización al aborto. Sirve para estar en las puertas de las fábricas en los momentos de huelga, para acompañar a los “sin techo” en los asentamientos, para estar en las marchas contra la inseguridad y contra el gatillo fácil, y por los derechos humanos. Vamos a mostrarles que el MIJD asume pero no cobrará más que el sueldo de un obrero, de 3000 pesos, y el resto se distribuirá en actividades colectivas y comunitarias. Vamos a demostrarle a las clases dominantes y a nuestro propio pueblo que no era cierto aquello de que “todo hombre o mujer tiene su precio”. La banca que ganó el MIJD sirve para seguir luchando, para que haya un gobierno obrero y popular que instaure la liberación nacional y el socialismo.

About Ruben Cardozo

Ruben Cardozo
Recommended Posts × +