A 10 años del Argentinazo

Recordamos con honor y gloria a los 39 asesinados por la represión policial de los cuales la mayoría eran jóvenes que querían un futuro mejor.



En los años 90 Menem y Cavallo impusieron el uno a uno; osea, que un peso valiera un dólar. Con esa política económica se paró la inflación y se pagaban los salarios a precio dólar. En los primeros años, todo bien, por eso el Gobierno ganó por lejos las elecciones de 1995. Pero no se podía exportar nada, porque la producción se realizaba a precio dólar. Se pagaba la materia prima a precio dólar y por lo tanto los productos argentinos salían muy caros, no se podía competir con los otros países, y no se podían exportar ni tampoco vender en el país. Entonces se paralizó la producción nacional y se comenzó a comprar todo desde afuera que venían con precios mucho más bajos que los productos argentinos. Las fábricas se cerraron, otras se mudaron a otros países como Brasil, y se produjo una desocupación de cinco millones de trabajadores o más. La pobreza y el hambre se apoderaron de gran parte del país, nacieron los comedores populares y los piqueteros que los organizaban, los repartos de alimentos comunitarios que no alcanzaban. La bronca crecía hasta que se produjo el estallido social de fines del 2001.

El gobierno de Fernando De la Rua durante los días 19 y 20 de diciembre del año 2001 había decretado el estado de sitio cuando en la Argentina se vivían tiempos de desesperación económica a causa de las recetas del supuesto flamante ministro de Economía Domingo Felipe Cavallo. A las horas el pueblo argentino empezó a salir a las calles en toda la periferia del conurbano bonaerense como Morón, La Matanza, Lomas de Zamora, Quilmes, y todo se iba transmitiendo por televisión. En Rosario instantáneamente se empezaron a movilizar a pesar de la brutal represión de la policía que terminó con la vida del flamante y extraordinario militante social Pocho Lepratti, mártir para millones de argentinos, quienes lo harían mito con el correr de los días.

Mientras el estallido social que vivía el pueblo argentino era insostenible para un Gobierno ineficaz, el Movimiento Independiente de Jubilados y Desocupados salió a marchar junto a cientos de organizaciones sociales, dando ejemplo de lealtad a los principios de la organización que desde su fundación venía planteando un Argentinazo con un gobierno de los trabajadores. Las filas del MIJD avanzaban por avenida de Mayo hacia la Plaza de Mayo cantando junto con el pueblo en la calle: ¡QUE SE VAYAN TODOS! Hubo alegría al saber de la renuncia del entonces ministro de economía pero el pueblo seguía esperando la renuncia del entonces Presidente. No hubo mucho para esperar, el Pueblo había dado su veredicto y Fernando de le Rúa abandonó la presidencia escapándose en helicóptero.

Nuestros saludos al pueblo Argentino que pelea todos los días por una Argentina diferente. Memoria y Justicia por los mártires del 19 y 20 de diciembre de 2001.

About Ruben Cardozo

Ruben Cardozo
Recommended Posts × +