Pasaron las elecciones ¿y ahora qué?


Miles de millones de pesos gastó el Gobierno de Cristina en la campaña para poder ganar las elecciones. Se gastó toda la plata que entra al Estado en concepto de impuestos a las exportaciones, la plata de los jubilados que estaba en el ANSES la usa para implementar el Plan Argentina Trabaja y entregar computadoras a los chicos; y hasta las divisas que estaban en el Banco Central, que por ley no se pueden tocar porque son el respaldo del peso, también las está gastando. La usaron para hacer algunas obras públicas y ganar votos. De estas reservas que estaban hace un año en 53 mil millones de dólares, hoy solo quedan 47 mil millones. Y hasta pidió préstamos en el extranjero para subsidiar a las empresas industriales extranjeras, el transporte de colectivo, los ferrocarriles y el subte (que como sabemos están en manos privadas), y para pagar la deuda externa, que cuando más se paga, más se debe. El Gobierno es responsable de vaciar el país.
O sea, que las elecciones terminaron, ganó Cristina, pero en el país no quedó ni un mango. La deuda externa llegó a unos 175 mil millones de dólares. Por eso el kirchnerismo, ahora va por la reducción de los gastos del Estado, o sea, lo que llaman “el ajuste”. Esto significa la posibilidad cierta de decenas o centenares de miles de despidos de empleados públicos y privados, y la rebaja de los sueldos. Para la disminución de los salarios basta con no aumentarlos, el resto lo hace la inflación.

Muy posiblemente hagan lo mismo con el Plan Argentina Trabaja y olvidémonos del sueño de la casa propia. El kirchnerismo junto a Bonafini y Schoklender se afanaron toda la plata. Chau a las obras públicas y al trabajo en la construcción. Y si se les saca el subsidio al transporte de colectivos, de trenes y subte, hay que despedirse de los boletos más o menos estables. Viajar costará una buena parte del sueldo a aquellos que todavía tienen trabajo.
También los servicios que están subsidiados como la luz, el gas y el agua, subirán sus boletas. Y si los jubilados no se movilizan en masa, que se olviden de cobrar la deuda que el Estado tiene con ellos y del 82 por ciento móvil.
Nuestro país se ha vuelto inseguro. Por eso todos los que tienen algún ahorro, compran dólares y las grandes empresas los llevan al extranjero. Miles de millones de dólares se han fugado del país en los últimos años.
En esta situación rápidamente se van a evaporar las ilusiones de los que votaron por Cristina. Sino fijémonos lo que le pasó a Piñera en Chile. Hace un año, cuando asumió tenía casi un 60% de los votos y hoy, gracias a los planes de ajuste, cayó su popularidad a un 25%. Y lo que pasa en Chile, con los estudiantes y todo el pueblo en la calle, es lo que hay que esperar en Argentina. Para eso se prepara el MIJD. Para acompañar todas las luchas de nuestro pueblo, desde la juventud, pasando por los trabajadores, de la ciudad y el campo, siguiendo por el acompañamiento a la lucha de los pueblos originarios, hasta los jubilados.
Luchamos por un Gobierno de los trabajadores y el pueblo, que suspenda el pago de la deuda externa, expropie a las empresas multinacionales que se han quedado con toda la riqueza del país, para que las ganancias que producen los trabajadores y el suelo argentino queden en Argentina, para que haya plata para abrir fuentes de trabajo y aumentar los salarios reales. Para diseñar un plan de construcción de un millón de viviendas anuales y para aumentar el presupuesto a la educación. Al servicio de esta lucha está la banca de Diputado Nacional que representará Raúl Castells.

About Ruben Cardozo

Ruben Cardozo
Recommended Posts × +