No es una lucha de género, es una lucha de clases


Son días de mucha felicidad para los que militamos día a día junto a nuestros jubilados, desocupados, trabajadores y jóvenes. Aquellos que no abandonamos la lucha, pese a los ataques o los contratiempos propios de la vida. Aquí estamos, con el Movimiento Independiente de Jubilados y Desocupados con una banca en el Congreso Nacional obtenida legítimamente, dispuestos a representarla con coherencia y manteniendo nuestros principios y actitudes, y eso parece molestar a ciertos sectores de la política.

Ante las interpretaciones, re interpretaciones, comentarios e incluso descalificaciones que se están dando luego de las elecciones nacionales del 23 de octubre aclaramos: Nuestro partido (MIJD) que forma parte del Frente Compromiso Federal acordó durante la conformación de la lista de candidatos a diputados nacionales por Buenos Aires la representación del 2º y 3º lugar de la misma. Dicha lista en su totalidad respetó el 30% establecido por la Ley de Cupo femenino con el detalle pedido por la Junta Electoral de que el segundo lugar sea para una mujer, con lo cual procedimos a la inversión de lugares quedando Ramona Pucheta segunda y Raúl Castells tercero como candidatos. Fue una cuestión técnica y no una mera presentación testimonial. Al oficializarse las listas trabajamos y militamos durante la campaña con la convicción y la esperanza de poder obtener ambas bancas; de hecho los resultados de las primarias alentaron esas esperanzas. No obstante, en una asamblea de nuestro partido previa a las elecciones se analizó la posibilidad de que pueda ingresar uno de los dos, o incluso ninguno, como un análisis político normal en cualquier elección. De esa asamblea, y tras un debate se planteó que en el caso de obtener el Frente los dos primeros lugares a diputados y quedar Raúl Castells afuera, Ramona Pucheta podía renunciar para que sea él quien asuma, debido a que lo consideramos nuestro referente histórico y por quién tantas veces luchamos y militamos juntos, y los compañeros de nuestro partido aceptaron. Si se hubiera dado una situación similar entre un compañero hombre y por ejemplo Nina Pelozo (otra de nuestras dirigentes históricas) seguramente el partido en su conjunto hubiera actuado igual, ya que no es un planteo de género, sino de compañerismo y reconocimiento.

Queda en evidencia así que en ningún momento Raúl Castells, Ramona Pucheta, y ningun compañero del MIJD ni del Frente Compromiso Federal expresó cuestiones de género, ni mucho menos una discriminación. Formamos parte de un partido que tiene mayoría de participación femenina y de cada 10 coordinadores nacionales que tenemos, 7 son mujeres, por lo cual es una falacia acusar a Castells o a nuestro partido de machista. Qué más ejemplo pueden ser Antonia Martinez en Chubut y Paula Paciesznik en Misiones, coordinadoras y protagonistas como principales candidatas a diputadas nacionales, las mujeres que trabajan por obtener la personería política en Entre Ríos o las otras tantas coordinadoras nacionales, provinciales o regionales. Mujeres que se ganaron la participación política en las calles, militando con sus compañeros y en el movimiento social y político que hace años integran. Tener o no una banca en diputados, no las hace más o menos política, ya que a lo largo de los años conocimos diputados que tuvieron mucha prensa y muchos ingresos, pero muy poco de política por su pueblo.

En concreto la Ley de cupo femenino se aplica a las candidaturas, antes de las elecciones, y la cumplimos sin mayores problemas. Si hay cuestiones por mejorar de esta ley, ya no depende de nosotros sino de la actual legislatura y los organismos pertinentes. Por eso pedimos que en lugar de agraviar, prejuzgar, impugnar o descalificar, trabajen por mejorar la legislación vigente, estableciendo condiciones de igualdad genuinas para hombres y mujeres. En diciembre de 2009, la legisladora porteña Patricia Walsh tambien renunció a su banca legislativa en cumplimiento de un compromiso interno de compartir la banca con el abogado Marcelo Parrilli, hombre que le seguía en la lista, y éste asumió el mandato hasta el 10 de diciembre de 2011. Ni que hablar de las candidaturas testimoniales del kichnerismo y que tanto jueces como legisladores avalaron. Ahora se ponen en legalistas porque tienen miedo de lo que podemos decir y proponer desde el Congreso. El MIJD tiene su BANCA, y se la tienen que BANCAR.

Los invitamos a dejar su opinión votando en la encuesta lateral sobre Quién considerás que debe asumir la banca a Diputado Nacional. En la página partidaria del MIJD podrás encontrar las biografías de Raúl Castells y Ramona Pucheta.

About Ruben Cardozo

Ruben Cardozo
Recommended Posts × +