¡"Los indignados" somos cada vez más!

España

A fines de mayo, en más de 60 ciudades españolas se organizaron acampes encabezados por jóvenes de la clase obrera y los sectores medios. Son verdaderas asambleas populares donde se discute todo lo que tiene que ver con la organización de un país mejor.

Este movimiento español es la continuación a huelgas generales que se dieron en todo ese país y en toda Europa, con movilizaciones de todo tipo. Y especialmente es la continuidad de los levantamientos populares de los países árabes, donde han volteado ya dos gobiernos y está tambaleando un tercero, el del sanguinario Kadafi de Libia.

Todo comenzó a partir del estallido de la crisis del capitalismo mundial del 2008, crisis a la que denominaron “financiera” y que nosotros la identificamos como una crisis de sobreproducción causada por la revolución tecnológica. Las maquinarias modernas desplazan a los trabajadores, producen desocupación masiva, no solo entre los obreros, sino también entre el resto de los trabajadores, incluidos los de clase media.

Las altas tecnologías producen a gran velocidad y en gran cantidad, pero por otra parte, con la desocupación masiva, hacen caer el consumo y por lo tanto se detienen las ventas, y en consecuencia toda la producción, lo que conduce a más despidos, más caída del consumo, más paralización de la producción. Convirtiéndose el sistema en un espiral de crisis que lo va quemando y convirtiendo en cenizas.

La falta de trabajo significa falta de un futuro para toda la sociedad, pero especialmente para la juventud. Por eso es que éste sector es el más rebelde y combativo de todo el pueblo y por eso mismo, se ha convertido en la vanguardia de las luchas. Los estallidos sociales demuestran la indignación de los pueblos a nivel mundial. Por eso, el nombre de “los indignados” en España refleja a la perfección el sentimiento de la población mundial.

El nivel político de estas luchas es altísimo. Según un periodista que informa desde España, “La protesta es un rechazo a la clase política, a la corrupción del sistema y al bipartidismo al que asocian con una dictadura”. Reclaman “medidas urgentes contra el desempleo, tener derecho a la vivienda y a los servicios públicos de calidad”.

Algunas de las consignas son: “Mandan los mercados aunque no los hemos votado”. Llaman a no votar diciendo: “nuestros sueños no caben en sus urnas”, “sin tus votos no son nada”, “tu indiferencia los hace poderosos”, “la calle es tuya tonto”. En cuanto a la crisis dicen: “No es crisis, es estafa”. Para ellos, ganar la calle y armar mucho revuelo es la forma de luchar: “Pienso, luego perturbo”, “Seamos relistas: pidamos lo imposible”.

La crisis del imperialismo no tiene salida. Por eso es de esperar que los movimientos antisistemas se sigan extendiendo por todo el planeta, carcomiendo el poder de las clases ricas y explotadoras y hundiendo aceleradamente al imperialismo.

Ovidio Pepe

About Ruben Cardozo

Ruben Cardozo
Recommended Posts × +