Recursos Naturales: se mira y no se toca

Alimentos para no comer
La producción de soja de ha convertido en la perla del campo. Es lo que más ganancias dejan a los productores; también el maíz y el azúcar. Pero estos productos no son para alimentar a los pueblos, sino que la mayor parte va para la producción de biodiesel o etanol. Combustibles que reemplazan en parte a los derivados del petróleo, que cada vez está más caro.
Por eso es que la soja es muy solicitada y tiene mucha demanda a nivel mundial. Según La Conferencia Internacional sobre Biocombustibles que se realizó en Sao Paulo, en el 2007, la producción mundial de éste líquido era entonces de 55.700 millones de litros, mientras que se calcula que en el 2010 la producción superó los 100.000 millones de litros.
Por otra parte, el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos estimó que la producción mundial de soja 2010-2011 fue de 255,25 millones de toneladas. Unas 37 millones de toneladas más que la cosecha 2007-2008 que alcanzó 218 millones.
En cuanto al maíz, según las estimaciones la producción 2010-2011 fue de 814 millones de toneladas. Unas 48 millones de toneladas más que la cosecha 2007-2008 que fue de 766 millones. El otro miembro de este trío es el azúcar que en el 2010 alcanzó las 161 millones de toneladas (siempre a nivel mundial), 12 millones de toneladas más que el consumo mundial.
Lo que demuestra que estos alimentos no van para la nutrición de los pueblos. Por el contrario: la siembra de estos granos y cañas, ocupan tierras que antes estaban destinadas a la producción de trigo, arroz, ganado vacuno, y demás que iban directamente a la alimentación de la población mundial. Dejaron de producir alimentos para la gente.
Vemos como mientras creció la producción de soja, maíz y caña de azúcar, para la elaboración de etanol y biodiesel, se vino abajo la producción de los alimentos que todavía se utilizan para la nutrición:
“El Departamento de Agricultura de Estados Unidos proyecta una producción mundial de trigo 2010-2011 de 641 millones de toneladas. Más de 40 millones de toneladas menos que lo cosechado en el mundo durante la campaña 2009-2010”.

¿Y qué pasa con las vaquitas?
Desde el Departamento de Agricultura de Estados Unidos se esperaba que la producción mundial de carne de vacas en el año 2010 bajara solo el 0,7% respecto al 2009 y alcanzará 56,6 millones de toneladas. O sea, proyectaron un 20% menos que en el 2007 que fue de 67 millones de toneladas. En nuestro país estamos peor, ya que en Argentina se previó una disminución de la producción del 17,6% respecto del 2009. Es decir, en un solo año.

Escasez de alimentos = suba de precios = inflación
Los precios de los alimentos suben. Unos porque se los utilizan para elaborar combustibles y otro motivo porque se siembra menos a causa de que no quedan tierras. Y si cae la oferta, suben los precios. Dicho de otra manera, la suba de los precios no se produce porque haya una mayor demanda, o sea un aumento del consumo, sino porque muchos productos se exportan y porque otros se producen menos.

La crisis mundial del capitalismo se profundiza
Sigue creciendo la desocupación a nivel mundial, la pobreza, el hambre, la desnutrición. Los países están saturados. China que desde el 2002 hasta el 2007 fue la locomotora que sacó al capitalismo de la crisis, se saturó también. Entró a ser parte de la crisis de sobreproducción mundial.
El Imperialismo que en los primeros años de la apertura china se dedicó a venderle, ahora no tiene salida. Trasladó su industria al país de la gran muralla para utilizar la mano de obra barata, pero produjo una desocupación descontrolada en su propio país. Además, es cada vez menos lo que le pueden vender a los chinos y al resto del mundo.
Los mercados están saturados, y eso quiere decir que los pueblos ya no pueden comprar como antes. A causa de la desocupación cae el consumo y en consecuencia se paraliza la producción industrial. Entonces los empresarios y los gobiernos no tienen una solución mejor que despedir más gente, lo que conduce a profundizar la desocupación y la caída del consumo. Esto se transformó en un círculo vicioso.
El capitalismo se convirtió en un espiral que se va quemando hasta desaparecer. Después de 300 años, los pueblos están en condiciones de voltearlo gradualmente. País por País, como ya se está viendo.

Ovidio Pepe

About Ruben Cardozo

Ruben Cardozo
Recommended Posts × +