La Democracia que excluye, no es democracia

Un compañero de militancia se pregunta: ¿podré ser parte de este sistema? ¿Podré hacer valer mis derechos a opinar, debatir y proponer ideas? ¿Podré participar del principal acto ciudadano sustento de la institucionalidad de mi país?
Quique se lo pregunta, y difícilmente encuentre una respuesta ya que es un excluído más del establishment, esa conjunción de corporaciones, gobiernos, oligarquías y multimillonarios que no hace otra cosa que acumular riquezas a costa de esos excluídos, que cada vez más sufren la pobreza, la desocupación, la discriminación. Y digo bien, Quique se siente discriminado, en plena democracia, ante un poder judicial, legislativo y ejecutivo que actúan en pos de beneficios particulares. Diputados opositores que se dejan engañar fácilmente ante una nueva Ley Electoral disfrazada de equitativa, organizativa y justa que en realidad sumerge a los partidos políticos existentes en condicionamientos que sólo pueden ser evitados por aquellos que gozan de poder económico y clientelar. Así, un Gobierno perverso como el de los Kirchner utiliza el veto en un abrir y cerrar de ojos para reducir el plazo disponible para que los partidos puedan adaptarse a esos requisitos, impidiendo principalmente a los partidos políticos humildes su participación en elecciones. Macri como empresario no tendrá problemas en ser candidato, los justicialistas que nos regalaron a Menem, Duhalde, Ruckauf, Sóla utilizarán los aparatos bonaerenses para estar, los radicales quieren darnos otro DeLa Rúa aprovechándose del envión que ocacionó el respeto por el fallecido Raúl Alfonsín, De Narváez que se nos hace el progre con su sonrisa de gran burgués tampoco tendrá problemas en obtener las afiliaciones y los recursos necesarios para candidatearse en el 2011; y obviamente el kirchnerismo saqueando el Anses, las reservas y todo lo que esté a su alcance para comprar votos.

Mientras los poderosos hacen sus juegos de dinero y coerción, Quique se sigue preguntando por qué luego de estar más de 10 años en el MIJD, en una organización social y política, donde pudo compartir luchas y alegrías junto a otros compañeros, donde pudo debatir y militar tras ideas de cambio, igualdad social, trabajo y educación, donde tuvo la oportunidad él mismo de ser candidato, por qué quieren quitarle ese derecho: ¿los pobres no podemos organizarnos políticamente?¿los pobres no podemos intentar llegar a los indecisos de voto en una elección? ¿las leyes amparan estructuras políticas construidas con dinero y corrupción? ¿esta democracia no me permite opinar, debatir y proponer ideas si no es através de los partidos de siempre? Al parecer no. Y una vez más, el establishment quiere salirse con la suya, nos quiere excluir.
Luchemos compañeros, por las afiliaciones necesarias para tener candidatos propios, y demostrarle a los poderosos que no nos damos por vencidos.

About Ruben Cardozo

Ruben Cardozo
Recommended Posts × +

0 comentarios:

Publicar un comentario