1 de mayo: Trabajadores de todas partes, la misma dignidad


El mediodía de ese día especial y con un hermoso sol en el patio de nuestra sede de Capital tentaba a apurar los tiempos para poder compartir un rico almuerzo con los numerosos compañeros que se acercaron, ansiosos también por disfrutar de números musicales y bailes ya habituales en nuestros eventos. Pero fueron las palabras del Coordinador de Prensa, Ovidio Pepe, las que dieron el pie inicial y para guiar el verdadero sentido de la reunión. No era sólo una fecha de celebración, sino de conmemoración y reflexión de la lucha obrera, en recuerdo por aquellos mártires de Chicago, EEUU, que en 1886 fueron ejecutados por la policía por participar en huelgas de reclamo por mejores condiciones laborales.

No obstante, estas palabras parecían referir a los mismos reclamos que los trabajadores de todo el mundo siguen haciendo en la actualidad, donde por más modernidad y nuevas tecnologías que haya se sigue explotando a la clase obrera como si el tiempo no hubiera pasado. Las huelgas y protestas son cada vez más efervescentes ante gobiernos que no hacen más que ajustar el bolsillo de los más humildes. Fue el día indicado para reclamar, por ejemplo en Atenas, Grecia, en donde grupos de izquierda protagonizaron serios incidentes con la policía como manifestación de rechazo al acuerdo de ese gobierno con el FMI para financiación de préstamos que como condición prevé un aumento del IVA del 21 al 25% y el aumento de la edad jubilatoria de 61 a 63 años. Esto ocurre ante gobiernos afines al modelo capitalista; aunque el día del Trabajador puede ser distinto en aquellos países que promueven la bandera del socialismo y la igualdad. Ese es el caso de la Bolivia de Evo Morales, quién eligió el 1 de mayo para oficializar la nacionalización de dos empresas eléctricas, expandiendo su política de estatización ya realizada en el sector de hidrocarburos, telecomunicaciones y minería, ya que “los servicios básicos no pueden servir para negocios privados”.


Ese era el marco internacional para ese día, que tranquilamente puede vincularse con una Argentina desbordada por la inflación, la pobreza y la inestabilidad laboral, pero donde el Gobierno Nacional prioriza pagar deuda ilegítima en lugar de satisfacer las necesidades básicas del pueblo. El mejor paso que podíamos dar y expresar en el acto del 1 de mayo era el de organización política, con dirigentes avocados a la defensa de los trabajadores, entre ellos Ramón Benítez (transportista) o Roberto Grau como representante del cuerpo docente del movimiento; Alicia Olivera, de Santa Fe, en nombre de las provincias; la compañera Sandra Cardozo de Necochea reivindicando el trabajo femenino; el Interior de Buenos Aires con Sergio Martinez, Laura Martin dando su apoyo desde Juventud y principalmente la labor de nuestros candidatos en las próximas elecciones, quienes quieren llevar esa defensa de los trabajadores y el pueblo al Congreso: Adrián Morales como Senador Nacional, Ramona Pucheta para Diputada Nacional y nuestra candidata a Gobernadora de la provincia de Buenos Aires, Nina Pelozo. Nada más positivo que trabajadores, desocupados, jubilados y jóvenes organizados por el bien en común.

About Ruben Cardozo

Ruben Cardozo
Recommended Posts × +